La gran tatuadora Sardina Eskbch me encargó al abrir su estudio Kathlo Tattoo en Linares una pieza que fuese colgada en sus paredes, así que le hice un 50×70 con el nombre del estudio y una colección de cactus que nunca se morirían. Aquí os muestro el resultado.

enero 10, 2018